la rueda

La compañía “La Rueda Teatro Social” se desmarca del teatro convencional para diseñar nuevas formas de relación con el público y con la sociedad, desarrollando, desde una visión propia, diversas fórmulas teatrales como el Teatro Foro, el Teatro Encuentro o el Teatro Comunitario. En su trabajo trata de dar al espectador la posibilidad de reflexionar colectivamente sobre las realidades sociales que representa, generando encuentros y movimientos que permitan transformarlas.

Al igual que no podríamos entender una sociedad donde las personas no tengan la posibilidad de participar activamente en la vida política y social de sus ciudades, tampoco entendemos el teatro como un mero objeto de consumo y contemplación. Es por ello que “La Rueda” eleva al espectador como protagonista de sus intervenciones, dándole la responsabilidad de completar el marco estético e ideológico de sus propuestas artísticas.

Y es que todas las propuestas de la compañía permiten que los espectadores tengan la posibilidad de opinar, juzgar y transformar las realidades que se representan. De esta manera el escenario se convierte en un espacio donde probar propuestas que den salida a los conflictos que nos preocupan y nos sirvan de ensayo para la vida real. Los ámbitos de trabajo de la compañía abarcan la creación de espectáculos, la intervención social y educativa, la facilitación de procesos grupales y la formación de profesionales.

COLABORADORES:

Alessia Cartoni y Guillermo Rodríguez.

misión

 Desarrollar procesos de creación artística que conecten con el deseo de transformación personal y colectiva de la ciudadanía.

visión

 Soñamos con vivir en una sociedad más sana y más consciente, comprometida con acabar con las desigualdades y la destrucción del planeta.

valores

  •  Equidad: Trabajamos por reconocer la diversidad y erradicar las relaciones de dominación y discriminación por cuestiones de sexo, orientación sexual, identidad de género, procedencia, diversidad funcional o de salud mental, edad y etnia.
  • Participación: Las personas y colectivos con los que trabajamos son protagonistas, en algún sentido, de todas nuestras creaciones o representaciones teatrales.
  • Coherencia: Nuestro trabajo tiene que servir para hacernos más felices y conscientes, también a nosotras mismas, y poder así trasladar valores de respeto, salud y conciencia de una manera coherente y honesta.
  • Cuidado: De nada sirve una producción cultural y artística que no cuide las relaciones y a las personas en sus procesos de creación. Nuestra labor pone el acento en el resultado artístico sin pasar por encima de nadie, cuidando desde la curiosidad, el amor y el respeto a las participantes y trabajadoras.

1º PREMIO

Festival Off de calle
Zaragoza, 2012

1º PREMIO Estación Norte

Festival Internacional de Teatro de Calle de Valladolid
Valladolid, 2012

el teatro social

El Teatro puede convertirse en una poderosa herramienta de TRANSFORMACIÓN SOCIAL si dejamos de ver a l@s espectador@s como meros consumidores y les damos la posibilidad de actuar como plenos artistas, capaces de expresar estéticamente sus deseos y necesidades. Teatro Social es establecer unas nuevas reglas del juego.

Ahora el público es protagonista.

Tod@s somos actores, tod@s podemos actuar. Y tod@s podemos, con el teatro, convertirnos en motores de nuestro cambio.  Ya no hay un mensaje que nos llega desde los teatros, ni preguntas, ni propuestas. Ahora es el turno de l@s espectador@s. Su turno de actuar.

El nuevo cambio de paradigma que estamos viviendo exige nuevas formas de creación, de producción y de relación con l@s espectador@s y ciudadanía. Como decía Augusto Boal: “¡Todos los seres humanos somos artistas!” Todos somos, y debemos ser, actores protagonistas de nuestras vidas y de la construcción de lo común. Y el teatro nos brinda esa maravillosa posibilidad de crearnos, de pensarnos, de sentirnos, de soñar juntas otras realidades posibles. Así pues abandonemos la vieja idea de que el público debe observar el teatro, ofrezcámosle el Teatro para se pueda valer de él. Y confiemos en que sabrá qué hacer con él para lograr todo aquello que desea.

Teatro Social para nosotros es cruzar las puertas de los viejos teatros para salir a la calle con él… Y entrar en las casas, en los centros educativos, en las comunidades de vecinos, en las cárceles, en los espacios para hacer política, en los centros terapéuticos, en los parques y plazas, y ¿por qué no? en los mismísimos teatros. Pero no para adoctrinar a la gente, ni para entretenerla, ni para impresionarla, sino para conectarla con sus deseos y facilitar que se mueva hacia su satisfacción.

Teatro Social es democratizar el uso del teatro, llamar a todas las personas artistas y verlas como verdaderos motores de su propio cambio.